Polítcas Sectoriales | Polítcas Sectoriales


Con la juventud

Vivimos en una sociedad con jóvenes cada vez mejor formados, pero que sufren problemas reales de acceso a un empleo de calidad y enormes dificultades para alcanzar su emancipación familiar en condiciones dignas.

Una juventud, la canaria, que de forma mayoritaria recela de la política, a la que ve alejada de sus intereses y rechazable por los comportamientos al margen de la ética y el interés general, como los que han jalonado estos últimos años.

Pese a ese desapego, en Nueva Canarias estamos convencidos de que la juventud de las Islas debe ser cada día más protagonista de su presente y futuro, para lo que es esencial su participación en todas las esferas de la vida social, también la política.
Demografía, inmigración y sostenibilidad

Canarias ha experimentado un enorme crecimiento demográfico en los años noventa y en los primeros años de este siglo. Especialmente significativo en islas como Lanzarote y Fuerteventura que, en poco tiempo, han duplicado su población. Un crecimiento vinculado al modelo económico, escasamente sostenible, que ha precisado de la importación continua de mano de obra para poder mantener la actividad en la construcción y de los servicios.

Por eso no se sostienen los discursos que culpabilizan a la inmigración del paro y de la saturación de los servicios públicos. No hay que olvidar que el paro más elevado está en islas como La Palma y La Gomera, con población casi estancada. Y que en esas mismas islas es preocupante la valoración ciudadana de la sanidad.

La clave, en opinión de Nueva Canarias, está en reorientar el modelo económico hacia la sostenibilidad, creciendo en función de los intereses de la población de las Islas y evitando el deterioro medioambiental.

Mejorando, asimismo, los sistemas de control del acceso a nuestro territorio. Exigiendo la implicación de los organismos internacionales en el desarrollo de los países pobres, la mejor forma de que la gente tenga porvenir sin salir de su tierra. Y adoptando sistemas, como el de cupos, que permiten la incorporación de personas de otros países de forma ordenada y regular, evitando la explotación, facilitando la integración y garantizando la convivencia.
Educación

Canarias ha experimentado un profundo cambio desde la asunción de competencias educativas a principios de los 80. Hoy contamos con una infraestructura educativa pública de enseñanza obligatoria que cubre todo el Archipiélago, con dos universidades y con los mayores niveles de formación de nuestra historia.

Pero la educación se enfrenta a nuevos retos. Entre ellos, los vinculados a su capacidad de respuesta a las necesidades de un sistema económico en constante evolución. Pero también los que se refieren a una educación que forme en valores, que prepare a ciudadanos respetuosos y con capacidad crítica. O los que obligan a estar preparados ante un mundo multicultural y multiétnico, potenciando la integración y minimizando las actitudes xenófobas y racistas.

Es preciso, por tanto, persistir en la mejora de la calidad del sistema educativo, superando nuestros elevados índices de fracaso y de abandono escolar. Así como avanzar en la dignificación de la labor docente, construyendo desde la escuela un sistema de valores democráticos en la que convivan armónicamente derechos y deberes.
Fiscalidad

Nuestra condición de región ultraperiférica, alejada de Europa, constituye un hándicap para el funcionamiento de nuestras empresas. Por eso es importante el contar con una fiscalidad diferenciada que nos ponga en igualdad de condiciones que en el territorio continental: nuestro Régimen Económico y Fiscal (REF), que tiene en la Reserva de Inversiones para Canarias (RIC) uno de sus elementos más relevantes. La RIC ha permitido un importantísimo proceso inversor y de autofinanciación de las empresas canarias, lo que ha favorecido las tasas de crecimiento económico de Canarias desde 1993.

En ese sentido, desde Nueva Canarias respaldamos la continuidad de los incentivos fiscales del REF, pero proponemos eliminar los elementos más perversos; defendiendo que sólo se pueda destinar la Reserva de Inversiones para Canarias (RIC) a compra de suelo destinado a promoción de vivienda pública o para suelo industrial; y que no se pueda hacer en la adquisición de inmuebles para arrendamiento.

Asimismo, planteamos que se pueda usar la materialización de la RIC para los costes laborales de nuevo empleo, para elementos de mejora en la competitividad (I+D+I), y para aplicar de manera más ventajosa para las pymes. En igual medida consideramos esencial la apuesta por la renovación de la planta turística obsoleta a través de la RIC.
Financiación

La nueva financiación autonómica aprobada en el verano de 2009 en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y ratificada por las Cortes a finales de ese mismo año, supone un enorme agravio para Canarias. Nuestra Comunidad, fruto de la debilidad del Ejecutivo de ATI-CC y PP, y del maltrato del Gobierno estatal, pierde 500 millones de euros anuales respecto a la financiación media española durante la próxima década, lo que afectará negativamente al sostenimiento de la autonomía y de los servicios públicos esenciales que reciben los ciudadanos canarios.

Además, con el apoyo de los dos diputados de ATI-CC, por primera vez en la historia se incluyen los recursos del REF a la hora de determinar nuestra financiación per capita y el acceso a un Fondo de compensación.

Esto es lo que ocurre con la Disposición Adicional Segunda de la norma aprobada, donde se dispone “que en el caso de Canarias para determinar el cumplimiento del objetivo del Fondo de Competitividad, se calculará su capacidad fiscal y su financiación per capita teniendo en cuenta su participación en los recursos derivados del REF”. Esto supone un atentado a los fueros canarios y a los intereses generales del Archipiélago, olvidando y desprotegiendo los derechos históricos de Canarias.
Justicia

Para que la Justicia cumpla con su papel en una sociedad democrática, la de ser garante de los derechos y libertades de los ciudadanos, es imprescindible que opere como un auténtico servicio público, sujeto al principio de eficiencia y eficacia en el desarrollo de su trascendental papel en la sociedad en la que vivimos.

Y ello no ocurre cuando los juicios se dilatan durante años, ocasionando a los afectados un perjuicio irreparable, como con tanta frecuencia nos muestran los medios de comunicación.

Por eso, y ante las carencias que aún presenta la Justicia en Canarias, consideramos preciso dotarla de la necesaria suficiencia presupuestaria, con el objetivo de garantizar la minoración de los tiempos de respuesta a los ciudadanos y las empresas, así como una más eficaz prestación de este esencial servicio público.
Igualdad

Las mujeres canarias han roto con la marginación y el olvido de siglos e iniciado el largo y duro camino hacia la igualdad. Su capacidad de superación es visible en los institutos y en las universidades. Su presencia en los distintos sectores y niveles de la actividad productiva es cada vez mayor.

Pero quedan muchas asignaturas pendientes. En el terreno laboral, por las diferencias salariales que aún persisten con los hombres. Y por las dificultades para hacer compatibles el empleo con las cargas familiares que ellas siguen llevando mayoritariamente, desde las tareas domésticas a todo lo referido a la crianza de los hijos e hijas. En el de la actividad política porque, pese al incuestionable avance de los últimos años, están todavía infrarrepresentadas en partidos e instituciones. En el de la marginación y exclusión social, porque la pobreza tiene rostro femenino.

Además, Canarias presenta datos más que preocupantes respecto a la violencia contra las mujeres. Una lacra a la que hay que enfrentarse no sólo con las leyes, sino con la extensión desde la infancia de los valores de una cultura de la igualdad, en la que nadie se crea dueño y señor de nadie, y en la que prime el respeto, la colaboración y la resolución pacífica de los conflictos.

El compromiso con la plena igualdad entre hombres y mujeres es una de las señas de identidad de Nueva Canarias.
Por la paz

Desde Nueva Canarias defendemos que el Archipiélago se constituya en una auténtica plataforma de paz.

La oposición a la injusta, ilegal e inmoral guerra de Irak, expuesta en nuestras calles por decenas de miles de ciudadanos y ciudadanas, fue una buena muestra de esos deseos de paz y cooperación.

En consecuencia, apoyamos la resolución pacífica de los conflictos existentes entre los pueblos y, especialmente, en los que afectan a los países de nuestra área más cercana, como es el caso del conflicto del Sahara. Teniendo en cuenta las repercusiones que sobre Canarias puede tener su estancamiento, Nueva Canarias apoya una solución urgente, pacífica y estable mediante el respeto de los legítimos derechos de la población saharaui a ejercer su autodeterminación, mediante un referéndum libre y democrático, aplicando las múltiples resoluciones de la ONU.
Sanidad

Al asumir sus competencias en Sanidad, en 1994, Canarias inició una profunda transformación, con un extraordinario desarrollo en infraestructuras y en recursos humanos, que padecían hasta entonces de graves déficit. Ese esfuerzo nos permitió situarnos en niveles similares al resto del Estado.

Sin embargo, el sistema sanitario presenta hoy relevantes disfunciones, fruto del incremento demográfico, del aumento en la esperanza de vida y de la mayor utilización de los recursos sanitarios. Pero también de la despreocupación y la falta de liderazgo de la Administración canaria.

Para Nueva Canarias es preciso que la sanidad vuelva a ser objetivo prioritario de las instituciones canarias. Los reiterados desbordamientos de nuestros servicios de urgencia, los inaceptables tiempos de espera para las primeras consultas especializadas o para la realización de pruebas diagnósticas, contrastan ruidosamente con la absoluta desidia del Gobierno de Canarias en actuar haciendo uso de sus competencias.
Sector primario

La agricultura, la ganadería y la pesca fueron el eje de nuestro sistema económico hasta hace apenas cuarenta años, cuando comenzaron a ser sustituidos por el turismo y los servicios.

Pese a su menor impacto en el conjunto de la economía, defendemos un tratamiento específico de estos sectores. Por muy variadas razones. Porque nos ofrecen productos de enorme calidad, cada vez más demandados por los consumidores. Porque influyen en el mantenimiento del paisaje. Porque diversifican la economía, generan empleo y fijan la gente al territorio. Porque han sido claves en el mantenimiento de elementos de nuestra identidad como pueblo.

Sabemos de las dificultades de nuestro sector primario y del insuficiente apoyo que recibe su gente. Pero también son muchas las oportunidades que se abren, desde las denominaciones de origen a la extensión de los productos biológicos, pasando por la acuicultura, que Canarias no debe desaprovechar; incrementando el peso de la agricultura destinada al consumo interior, garantía de calidad y seguridad alimentaria. La apuesta por una agricultura y ganadería sostenible y diversificada es esencial para garantizar su permanencia en una sociedad más competitiva y exigente. Esa es nuestra apuesta.
Seguridad

Todos queremos sentirnos seguros en nuestras calles, en nuestras casas, en nuestros lugares de trabajo. La seguridad es una de las principales preocupaciones ciudadanas en las sociedades modernas. Y tiene mayor complejidad en un territorio fragmentado, como el canario, que recibe a más de doce millones de visitantes al año.

Entendemos el derecho a la seguridad como un bien público esencial y, en consecuencia, nuestra aspiración no puede ser otra que desarrollar todas las medidas a nuestro alcance para su preservación.

En ese sentido, está plenamente justificado el que Canarias cuente con una policía autonómica con el máximo nivel de competencias. Esto es, una policía integral canaria, con funciones en: seguridad ciudadana, tráfico, vigilancia y control de la normativa autonómica. Con un funcionamiento complementario con la actuación de la guardia civil y la policía nacional, pero con capacidad de sustituir a estos cuerpos cuando así se precise. Pero no compartimos el que en estos momentos de profunda crisis económica sea una prioridad que Canarias cree y costeé una policía sin competencias que sólo servirá para proteger edificios oficiales.
Solidaridad y Cooperación

Más de 5.000 millones de seres humanos, el 80% de la Humanidad, vive en situación de pobreza y violencia. Miles de niños y niñas mueren diariamente de hambre o de enfermedades perfectamente curables. Millones de personas desplazadas por conflictos bélicos subsisten en la mayor precariedad.

Hemos globalizado la economía y los medios de comunicación nos transportan en tiempo real a cuanto ocurre en el Planeta. Pero no hemos globalizado la justicia, la equidad ni el bienestar. Persisten los abismos entre las naciones, la explotación de los recursos del Sur, las hambrunas y las absolutas carencias sanitarias y educativas, así como las dificultades de millones de personas para acceder al agua potable.

Los estados más desarrollados y los organismos internacionales deben hacer un esfuerzo para acabar con esta situación inaceptable e inhumana. Y los ciudadanos debemos exigir ese compromiso a los gobiernos y participar en una cultura de solidaridad, de generosidad, de las que tantas bellas páginas hemos escrito los canarios.
Turismo

El turismo ha sido esencial en la transformación económica y social de Canarias, contribuyendo de forma decidida a la superación de la extrema pobreza que nos caracterizó durante siglos, que cíclicamente expulsaba a miles de canarios hacia otros países, y posibilitando el avance experimentado hacia el progreso y el bienestar.
Como todos los sectores económicos, el turismo también presenta problemas. Fundamentalmente, los referidos al elevado consumo de territorio y de recursos.

Por eso, desde Nueva Canarias defendemos el cumplimiento de las directrices de ordenación, aprobadas unánimemente por el Parlamento, que suponen la apuesta por la calidad de la oferta turística y la renovación de la planta obsoleta. Para que el turismo sea, de verdad, un aliado del desarrollo sostenible. Para que esta tierra tenga presente y futuro.
Unidad de Canarias

Aspiramos a una Canarias cada día más unida, justa y solidaria. Donde las administraciones públicas sean capaces de dar las adecuadas respuestas a las demandas de los ciudadanos y las ciudadanas, independientemente del territorio en que habiten.

Para ello hay que desterrar los comportamientos insularistas radicales, de hegemonismo, que hemos soportado durante las últimas legislaturas y que tienen en ATI-CC a su principal responsable.

Es preciso avanzar en el equilibrio institucional, extendiendo la presencia del Parlamento al conjunto de las Islas. Y en la adecuada aplicación de la ley de sedes, lo que permitirá que la administración responda mejor a los intereses de la ciudadanía, eliminando al tiempo las desconfianzas que generan los actuales desequilibrios.